Aparataje

 La emisora de radio

La locución, las técnicas informativas, la creación de guiones, etc. Todo ellos son aspectos que los profesionales del medio deben conocer y dominar.Pero es necesario que exista antes una infraestructura adecuada y una serie de requisitos técnicos mínimos que nos permiten llevar a cabo el proyecto radiofónico.

Bajo el nombre de Emisora de Radio aludimos, precisamente, a ese espacio en el que se producen y emiten los diferentes programas radiofónicos así como la zona donde se alberga el resto de departamentos administrativos.
El proceso de la producción radiofónica tiene lugar en el estudio de radio. Las dimensiones de los estudios dependen del tipo de programas que se quieran realizar, siendo los más grandes destinados a programas con público o música en directo y los más reducidos a radiofórmula, ya que apenas un corto espacio es suficiente para una sola persona. En general, están divididos en dos zonas independientes, locutorio y control, separados por cristales en posición asimétrica, que permiten la comunicación visual entre los dos espacios.

Sin embargo, existe otro tipo de estudios en los que el locutor es, al mismo tiempo, el técnico de sonido. Esto sucede especialmente en la fórmula musical y reciben el nombre de estudios de Autocontrol. En ellos las zonas reservadas al locutorio y al control han sido unificadas. No obstante se puede realizar autocontrol en un estudio compuesto de locutorio y control “tirando” un micro en el mismo control. También nos podemos encontrar con un estudio autocontrol muy simple, o más complejo, que denominamos Cabina de edición, en el que, entre otras funciones, el redactor puede pre-editar cortes, grabar crónicas, pre-escuchar los materiales en “bruto” tras el trabajo en exteriores. Dispone de conexión telefónica, pletina a cassette, minidisc, micrófono, mesa de mezclas y también “volcado de cortes” directamente a la estación de trabajo del estudio principal, para estar listo para la edición. De esta manera, el redactor avanza mucho el trabajo de montaje de un reportaje o crónica, ya que la intervención del técnico se limita a funciones de mayor envergadura.

Conozcamos ahora mejor las dos áreas fundamentales e independientes, donde la emisión tiene lugar: el locutorio y el control. En el locutorio se emplazan los micrófonos y en él intervienen los locutores y los invitados al programa. Esta parte del estudio está especialmente preparada para lograr el aislamiento acústico del exterior y para eliminar la reverberación (choque de las ondas sonoras con las paredes cuando los sonidos son emitidos con intervalos de pocas décimas de segundo. El resultado es que las palabras se hacen ininteligibles y el locutor se ubica en un plano sonoro retrasado) y la absorción del sonido (las ondas sonoras se convierten en calor tras su choque con ciertos elementos). Para solucionar los dos aspectos, los estudios han de tener un volumen adecuado y deben estar insonorizados y acondicionados acústicamente.

En el locutorio se sitúan los micrófonos, parte esencial y símbolo inequívoco del periodismo en cualquiera de sus actividades, que varían de unos a otros según sus composiciones y características. Los podemos dividir según su sensibilidad: determinada por la eficiencia al crear o alterar la corriente eléctrica a partir de una determinada presión sonora. Se mide en decibelios. Por su construcción, los hay dinámicos, condensador (alimentados por pahantom), electret, carbon etc. Por la fidelidad, es el grado de capacidad para dar una respuesta eléctrica adecuada ante sonidos de distinta intensidad o frecuencia, el grado de similitud entre el sonido real y el capturado. Por último según la direccionalidad (campo de captación según la distancia a su eje): unidireccionales, sólo captan adecuadamente los sonidos que proceden de un sentido; omnidireccionales, captan los sonidos procedentes de cualquier fuente situada a su alrededor; cardioides, la capatación se esquematiza en un área similar a la forma de un corazón; superdireccionales, son capaces de captar sonidos procedentes de un punto aislándolo el entorno. Usados en retransmisiones deportivas para captar las órdenes del entrenador. Por último tenemos parabólicos (aprovechan la amplificación especular) y en tubo (a modo de mira telescópica).

En el control, si trabajamos con tecnología analógica, contamos con un magnetófon o de cinta abierta o bobina, cuya función es grabar o reproducir el sonido y su mayor ventaja es que permite editar directamente la cinta; el plato giradiscos, que reproduce los discos de vinilo. Con el giradiscos profesional se puede situar arrancar la aguja en el punto preciso cuando se desee seleccionar un fragmento. está en desuso. La cartuchera es un soporte sonoro de cinta magnética. Tiene un sistema sin fin que se posiciona automáticamente en el principio del corte. Se utilizaban en indicativos, ráfagas, efectos de sonido, cuñas publicitarias e incluso para canciones de radiofórmula. El reproductor de cassette se emplea para reproducir contestadores automáticos, las encuestas de calle, ruedas de prensa… suelen permitir corregir la velocidad de reproducción de material obtenido mediante grabadora portátil. A través de la mesa de mezclas analógica se combinan todos los sonidos procedentes de los aparatos mencionados con anterioridad incluidos los micrófonos del locutorio y las líneas telefónicas.

La tecnología digital trabaja con reproductores (grabadores) de compac disc, que tiene calidad digital, notablemente superior a la calidad analógica de los discos de vinilo. Además requieren un cuidado menor. La precisión para el montaje radiofónico está garantizada. También se utilizan mesas digitales, similares a las analógicas pero con tratamiento de las señales digitales y mejoras añadidas como memorias de equalización o ejecución automatizada de tareas repetitivas. Work-station, aúna todo lo referente al sonido (grabación, reproducción y edición). Además existen sistemas portátiles digitales como pueden ser el grabador reproductor digital de cassettes DAT, la pletina minidisc, los grabadores reproductores MP3 o, actualmente, directamente en ordenadores de estudio.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: